Sunday, December 12, 2010

La Sanidad es Primer-Mundismo

Estoy obsesionada con entender qué significa primer-mundismo. Con eso no me refiero a la definición inicial del concepto de primer, segundo o tercer mundo, cuando durante la guerra fría los de "primer mundo" eran los aliados de los gringos, y el resto éramos los malos, o los idiotas demasiado pobres para tener velas en ese entierro. Me refiero a la clasificación de un país como rico, "normal" o pobre. Pero no estoy satisfecha con lo que he encontrado en años de estudio sobre el tema, de modo que durante mis viajes he intentado coleccionar puntos o temas que son de importancia para mi, y estoy creando mi propio índice de primer-mundismo.

Lo hago porque no estoy satisfecha--como ya dije. No estoy satisfecha con los indicadores económicos de ingreso per cápita o de producto interno bruto. No estoy satisfecha con los indicadores de desarrollo, porque entonces un país agrícola como Colombia nunca va a ser de primer mundo. No estoy satisfecha porque no todo en la vida es plata (no, también están los cheques y las tarjetas de crédito...), y a mi no me cabe en la cabeza que Colombia sea tercer mundo porque no es un país altamente tecnológico, pero que en el índice de felicidad estemos en segundo lugar (la fuente no es la más confiable del mundo, pero estoy tratando de establecer un punto).

Entonces, como no estoy satisfecha, yo misma voy a decidir qué hace que un país sea o no de primer mundo. Y como este listado es para mi, y es mi opinión, y es lo que yo quiero, entonces yo tengo razón.

El Primer Mundo es primer mundo por una amplia variedad de factores, pero el que he identificado como el más importante es la Sanidad. Hay una correlación directa entre el nivel de Sanidad de un país y su estatus en el Primer Mundo.

España es Primer Mundo. O al menos Navarra es primer mundo. O por lo menos Pamplona es primer mundo. Sí, doy fe que Pamplona es primer mundo.

Este año estuve en los Sanfermines. Para los que no lo conocen, lo pueden Googlear. Para los que tienen pereza de Googlear, es una festividad anual que se celebra en Pamplona--hace que el Carnaval de Barranquilla sea una piñata. Dura nueve días. La ciudad tiene como 200.000 habitaciones de hotel, pero van más de 1 millón de visitantes. O al menos esa fue la excusa que me dieron mis compañeros de viaje cuando nos quedamos a dormir en el parque... Hay toros en las calles (pero sólo 3 minutos, empezando a las 8 a.m.), ha comida, hay licor, hay música, ha fiesta, hay corridas, hay de todo. Hay teatro, hay orquestas, hay presentaciones, hay de todo. Hay hombres, mujeres, viejos, jóves, bebés, hay de todo. Es abrumante, es delicioso. Es un desastre.

Pero es limpio. Increíblemente limpio.

Tres veces al día, antes de los toros, al medio día, y por la tarde (el sol se pone a eso de las 10 en verano) pasan camiones de limpieza. Se limpian las calles con mangueras de agua a presión, se recojen todas las basuras, se arregla toda la ciudad. Hay baños públicos en todas partes, y cada dos usuarios se limpia el retrete. El punto al que quiero llegar es que Pamplona no es primer mundo porque los ciudadanos sean de mentalidad primer-mundista. Vi a muchos, muchos hombres usando esquinas y árboles como orinales. Es el gobierno el que hace de Pamplona un primer mundo. Ir al baño--una necesidad de todos los seres vivientes--es casi un placer en Pamplona. Hay agua en los lavamos, los inodoros están limpios, huele a ambientador recién espreyado (eso viene del verbo spray). No da asco ir al baño. No da miedo ir al baño.

Y las calles, las calles son limpias. Las basuras están vaciadas, con doble bolsa para evitar accidentes. Y cuando se llenan, ya casi es hora de que pase el camión recolector. Y recoge incluso lo que queda en el piso. Es una maravilla.

Es limpio. Increíblemente limpio.

Y también Kiel es increíblemente limpio, y por ende primer mundista. Los baños públicos son una maravilla--y a diferencia de Pamplona, limpian los retretes luego de cada usuario. Y la recolección de basura es también constante. No hay platos plásticos en las ferias, son de galleta. No hay vasos plásticos, son de cerámica (como Mugs) y se devuelven en una caseta, donde pagan por tener los vasos de regreso. (Bueno, en realidad cuando uno compra una bebida paga el alquiler del vaso, y al devolverlo, sólo devuelven el valor del alquiler.)  Pero al no haber vasos ni platos plásticos, se reduce la cantidad de basura en la calle.

A lo que quiero llegar es que, por ejemplo, el Carnaval de Barranquilla sería una experiencia mucho más acogedora si los baños en los palcos fueran como los baños en los Sanfermines o en el Weihnachtsmarkt de Kiel. En Pamplona, los baños son gratis; en Kiel cuestan 30 céntimos. En Barranquilla podrían costar mil pesos, o más. Yo pagaría 1000 pesos por entrar a un baño limpio.

La Sanidad es un tema vital. La Sanidad es un tema importantísimo en la clasificación de primer mundismo.

Tailandia, según mi índice, no es Primer Mundo, pero tampoco lo es Korea del Sur, país que--por cierto--de acuerdo a su nivel de desarrollo tecnológico y a su PIB y a su ingreso per cápita debería ser primer mundo. Estados Unidos tampoco es primer mundo, esos baños son wacala. Colombia, tristemente tampoco es primer mundista... Pero ahí vamos. Si los hijos del Ex-Presidente inician una empresa de recolección de basuras, ya no falta mucho para algún otro "hijo de personalidad nacional influyente" se ponga las pilas y se interese por baños públicos.

Pero por ahora, voy a intentar pensar en algún indicador que haya que Colombia sea primer mundo...

3 comments:

  1. INTERESANTE, MUY INTERESANTE, NUNCA HABIA PENSADO EN EL CRITERIO DE LA SANIDAD....SERIA INTERESANTE SABER CON QUE SE RELACIONA LO DE LA SANIDAD, SI CON ASPECTOS DE EDUCACION, CULTURA, ASPECTOS PSICOLOGICOS, TENDENCIAS E INTERESES SOCIALES, TODAS LAS ANTERIORES, OTRAS, ETC.....

    ReplyDelete
  2. Estimado Anonymous: Creo que tiene mucho que ver con la cantidad de $$ que el gobierno tiene para invertir en los elementos y el personal para la limpieza. No es que la gente no bote la basura al suelo--sí lo hacen; pero hay gente cuyo trabajo consiste en recoger esas basuras para que la ciudad siempre se vea linda y limpia. Pero bueno, esa es mi explicación a mi indicador :-)

    ReplyDelete
  3. Me complace informarte que de acuerdo a tus indicadores de "sanidad" en el que los baños públicos son "un issue", Santiago de Chile puede entrar en el rango de "primer mundista", wow... en el centro, limpios, visibles, seguros, caros... pero bueno, tal como lo dices, si hay que pagar... ni modo. En Colombia? Podría decir que el compromiso del Colombiano de hablar bien del país cuando está fuera de el... no se si podría constituirse en un indicador de "patriotismo", pero Natalya, la pasión con la que canta un Colombiano el Himno Nacional cuando está fuera del país es... no sé. El contraste es el desgano del Colombiano cantando el Himno, ]SU himno en cualquier escenario local. Creo que debemos seguir buscando...

    ReplyDelete